Inicio > Iglesia, Sin categoría > EL PORVENIR DEL MISIONERO

EL PORVENIR DEL MISIONERO


¿Un salario? Ni un céntimo.

¿Comodidades? Pocas.

¿Descanso? Muy poco.

¿Alimento? Sin caprichos. El de los pobres.

¿Trabajo? Duro y a todas horas.

¿Disponibilidad? Las 24 horas.

¿Vivienda? Discreta.

¿Condecoraciones? Excepcionalmente.

¿Apariciones en TV? No les interesa.

¿Una patria? Ni la que dejas ni en la que trabajas. La celestial, sí.

¿Consuelos? Espirituales.

¿Satisfacciones? Muy grandes.

¿Desengaños? Frecuentes.

¿Fama? Normalmente anonimato.

¿Enfermedades? Siempre amenazantes.

¿Seguidores y amigos? Los pobres y humildes.

¿Un amigo fiel? Jesucristo.

¿Muerte violenta? No es raro.

¿Herencia o recompensa? “El señor es mi heredad”. Salmo 16 (15).

                                                         — O —

¿No quieres ser misionero o misionera?

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: