Archivo

Archive for the ‘política’ Category

Entre el temor y la esperanza

Nadie puede elegir el momento, ni la época en la que vivir. Tenemos dificultades, pero también medios y capaciades para hacerles frente. No podemos aceptar la cómoda postura de quien se queja continuamente, mientras espera que otros resuelvan sus problemas. Todos debemos colaborar, dentro de nuuestras posibilidades, para encontrar soluciones y someterlas al debate público. En este páramo en que se ha convertido la sociedad actual, a veces surgen ideas novedosas que merecen toda nuestra atención. Es fundamental una buena administración de recursos, no sólo económicos sino también humanos. Nos encontramos con aeropuertos sin pasajeros, vías de ferrocarril y carreteras a ninguna parte. Si creyéramos que la crisis que estamos viviendo es sólo económica, cometeríamos un grave error. Cuando esto pase y las empresas e industrias vuelvan a abrir las puertas, tenemos que estar preparados y formados para realizar otras actividades y aceptar, si es necesario, otras  responsabilidades. El antiguo modelo de relaciones laborales ya ha quedado caduco. Queda un camino abierto a la esperanza si somos capaces de valorar mérito y capacidad antes que las afinidades personales o políticas. El afán de politizarlo todo y repartirse los puestos de privilegio, en ocasiones, por cuotas políticas es una pesada losa que condiciona nuestro futuro. Personas sin más mérito aparente que la fidelidad al partido que los colocó en el cargo, dan un espectáculo poco edificante cuando muestran sus vergüenzas. Si, hay razones para la esperanza si somos capaces de apartar usos y costumbres ya caducos y poner todo nuestro empeño en avanzar colaborando juntos hacia el futuro.

Únete al cambio

El próximo domingo, los españoles estamos convocados a participar en unas elecciones generales para renovar la composición del Congreso de los diputados y el Senado. En esta ocasión, concurren circunstancias excepcionales que aumentan su importancia. Desde hace unos años, los principales países del mundo están pasando una crisis social y económica que está poniendo en cuestión valores y principios que parecían inmutables. En España, una política suicida del Gobierno socialista que no entendió la crisis  ni en sus causas ni consecuencias, nos ha llevado a una situación de desorientación y desmovilización ciudadana. Frente al candidato socialista Pérez Rubalcaba, “llamame Alfredo”, imagen de la política fracasada de los últimos gobiernos surge con fuerza la idea de la renovación, el cambio, que ofrece Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular con una receta revolucionaria, va a decir siempre la verdad, sin ocultar la gravedad de la situación, ni las duras medidas que será necesario tomar. Pide sacrificio, él el primero y ofrece honradez y esfuerzo. “Únete al cambio” no sólo es una llamada a todos en estos difíciles momentos sino una necesidad vital para colaborar todos, desde el Gobierno o desde la oposición en este empeño nacional de ganar un futuro para nosotros y nuestros hijos. Únete al cambio.

LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS

MARIANO RAJOY
Mariano Rajoy Brey

La política entendida como un servicio al pueblo está más viva que nunca en nuestro país, la antigua piel de toro. No es privativa de los políticos profesionales. La época de Rodríguez Zapatero en España que ha manejado a su capricho las vidas y haciendas de muchos millones de ciudadanos puede llegar a su final. Se abre una nueva etapa. Hay muchos temas que tratar, inquietudes que exponer, aspiraciones que lograr. Política hacemos con frecuencia sin darnos cuenta. Esa idea para mejorar nuestro entorno o solucionar aquel problema que tanto nos preocupa. Pequeñas cosas que no parecen importantes, pero lo son para cada uno de nosotros. Hay que abrir puertas y ventanas de unas instituciones anticuadas que no han sabido adaptarse para dar respuesta a la nueva época que nos ha tocado vivir. Hoy manejamos, en general, mucha información y los políticos también. Necesitamos partidos políticos fuertes con programas y proyectos nítidos que sepan separar lo fundamental, en lo que todos podamos estar de acuerdo, con el pulso diario de la sociedad que formamos personas que en su mayoría pasan dificultades y sienten que nadie parece escuchar sus demandas. Es necesario el disenso en lo accidental, que todas las ideas puedan ser expresadas y tengan un lugar adecuado para ser recogidas. El Parlamento, la cuna de la palabra, debe ser la casa de todos donde sean atendidos diversos intereses y ninguna causa justa quede sin respuesta.

UN PUNTO DE ESPERANZA

Las personas, cada día nos enfrentamos a nuevos retos, aunque con frecuencia nos veamos atrapadas por una vida monótona, con pocos alicientes. Estos días, los titulares de los periódicos y los noticiarios de radio y televisión nos hablan de una crisis que no acertamos a comprender y que nos afecta profundamente. Hay muchas personas sin trabajo, que pasan grandes dificultades. Los problemas nos agobian con frecuencia, pero debemos afrontarlos con serenidad y pensar en quienes lo están pasando peor. Es bueno aprender a buscar ayuda, aprovechar la experiencia de quienes han pasado por situaciones similares. Aprendamos a dar valor a algunas cosas de nuestra vida cotidiana que parecen pequeñas e intrascendentes, pero que pueden ser importantes. Aunque haya nubarrones en el cielo, la tormenta pasará. Nuestra sociedad está sometida a fuertes convulsiones, estamos demasiado acelerados. Las noticias que se van produciendo nos bombardean de manera inclemente y se suceden a gran velocidad sin dejarnos tiempo a reflexionar. No podemos dejarnos caer en un pesimismo estéril. Debemos tener esperanza en que las cosas pueden cambiar, si somos capaces de hacerlo un poco cada uno de nosotros mismos. Hay que intentarlo con la colaboración de todos. Las elecciones del 20 de noviembre  son una gran oportunidad para promover ese cambio tan necesario. Nuestro voto es importante.

DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

Hoy se cumplen 32 años de aquella fecha histórica del 6 de diciembre de 1978, cuando los ciudadanos fuimos convocados a las urnas para apoyar un nuevo texto constitucional que a todos pudiera amparar.  Necesitábamos unas reglas de juego que permitieran gobernar a partidos de distintas ideologías. Eran los días del consenso, del acuerdo, de la renuncia de cada uno a parte de sus objetivos políticos para lograr el objetivo común de la convivencia. A lo largo de los años han quedado por el camino muchas de aquellas ilusiones, jirones de libertad y promesas incumplidas. Habrá hoy actos institucionales conmemorativos, pero vacíos de contenido. Tras tres decadas de democracia queda una sensación amarga, de profunda decepción. La estructura del Estado está cuarteada y estamos sumidos en una profunda crisis. Priman los intereses localistas, partidistas sobre el interés común. Los errores del Gobierno y la falta de liderazgo han hecho que no veamos salida a esta profunda crisis social y política que estamos padeciendo. Es el momento de una gran movilización social para reclamar que el pueblo pueda volver a ser dueño de su destino.

Categorías:España, política Etiquetas:

EL CAMBIO POPULAR

Son variados los análisis que se pueden realizar tras las elecciones celebradas el domingo en Cataluña. Éxitos y fracasos que cada partido tendrá que considerar. La coalición Convergencia y Unio ganó ampliamente las elecciones y hay que felicitarles. Naturalmente, eso no significa que puedan hacer cualquier cosa. Los ciudadanos han reclamado con su voto un cambio profundo en las formas de gobernar. El resultado de los socialistas catalanes y el resto del tripartito es fruto de una pésima gestión de los asuntos públicos. Alicia Sánchez-Camacho es la imagen del trabajo, el esfuerzo, la cercanía a los temas de cada día, en una campaña electoral acertada que ha sido eficaz. Los ciudadanos españoles en general y catalanes en particular necesitan esa voluntad de cambio y modernización que representa el Partido Popular. En este empeño todos somos necesarios. Habrá dificultades, pero podemos asegurar que vamos por el buen camino.

 

INQUIETUDES

En esta sociedad de la que formamos parte, las noticias pasan a gran velocidad. Temas que encabezan los noticiarios de radio y TV y ocupan las primeras páginas de los periódicos pronto se olvidan para pasar a otras cosas. Sin embargo, hay muchas personas que pasan a nuestro lado, que tienen problemas que resolver, historias que contar que quedan en el anonimato de una vida gris, pero profundamente enriquecedora. La dura realidad de quienes no tienen trabajo o cobran salarios bajos, hace que surja en ocasiones la solidaridad de familiares, amigos, vecinos. Son muchas las dificultades que hay que afrontar y serán necesarios grandes sacrificios. Los políticos parecen vivir en un mundo aparte, atentos a sus propios intereses. Las elecciones en Cataluña pasarán y sus resultados ya anunciados en poco cambiarán nuestras vidas. Tenemos que recuperar valores positivos, aprender de nuestros errores y saber defender nuestros derechos. Nada se consigue sin dedicación y esfuerzo. No pidamos lo que no seamos capaces de dar. Cada día es una nueva oportunidad que tenemos para cambiar nuestras vidas. Al comienzo del nuevo año, ya cercano, habrá buenos deseos, propósitos que cumplir que, está vez sí, intentemos que sean realidad. Está mañana, caminando por la calle, apresuraba el paso para protegerme de las inclemencias del tiempo, preludio del invierno. La vida sigue con sus pequeñas cosas, pero que, para cada uno de nosotros, son importantes aunque no aparezcan en los noticiarios.

Categorías:economía, Noticias, política, Vida Etiquetas: , ,