ADVIENTO

     El Adviento, que comienza hoy, es un tiempo de espera activa. Algo extraordinario va a ocurrir. Jesús, el Hijo de Dios encarnado, nace de una mujer. María, una jovencita bendecida por Dios que le ha otorgado sus dones, está esperando un hijo, tal como le había anunciado el Ángel. Estos días, la liturgia nos desconcierta. El sacerdote lleva ornamentos de color morado que significa penitencia. Muchas personas muestran una alegría contenida mientras acompañan a María en su gozosa espera. Tenemos que lograr recuperar el verdadero sentido y significado de la festividad que celebramos. Las calles se llenan de luces anunciando una falsa Navidad. No es el consumo desordenado lo que debe movernos sino la solidaridad y cercanía con el que menos  tiene. La anécdota es real. Tenía 15 años. Trabajaba en los talleres del periódico “El Pensamiento Navarro”, ya desaparecido. Un compañero me preguntó qué tenía para cenar esa Nochebuena. Éramos muy pobres y le respondí que lo que alguna persona caritativa nos pudiera dar. Se compadeció de mí y al día siguiente, me entregó un pequeño paquete con algunos alimentos. No tengo palabras para expresar mi agradecimiento. Acompañamos la espera de María con el encendido cada domingo de una vela en la corona de Adviento. Hoy encendemos la primera y seguimos los siguientes domingos, en singular recorrido, hasta el domingo anterior a la Navidad cuando quedan las cuatro velas encendidas anunciando el feliz acontecimiento, ya inminente. Ven Señor Jesús. No tardes, que te esperamos.

Categorías:Iglesia, Vida Etiquetas: , , , ,

¿Era Franco de izquierdas? – Jesús Mosterin | EL PAÍS

Verdades que ofenden..

Es tan obvio que hoy en día las palabras izquierda y derecha, en su uso político, ya no significan nada, que ni siquiera valdría la pena traerlo a colación, si no fuera porque a veces se defiende como valor de la izquierda una gran parte del legado de Franco, caudillo de la extrema derecha. Aquí hay una contradicción, que conviene sacar a la luz. En mayo de 1789 se reunieron por última vez los Estados Generales de la monarquía francesa, donde cada estamento tenía su lugar asignado. En la cabecera de la gran sala hipóstila de los Menudos Placeres, bajo un enorme dosel escarlata, se sentaba Luis XVI en su trono dorado. A su derecha tomaba asiento el clero; a su izquierda, la aristocracia, y enfrente, al otro extremo de la sala, el tercer estado (es decir, los que no eran clérigos ni aristócratas)…

Ver la entrada original 1.271 palabras más

Categorías:Sociedad

¡FRANCO! ¡FRANCO! ¡FRANCO! (General de División Rafael Dávila Álvarez)

General Dávila

Artículo publicado en actuall.com el día 16 de julio 2016

1 desfile Victoria Desfile de la Victoria

La guerra civil española sigue buscando una interpretación equilibrada por todos los grupos y simpatías políticas. Los llamados especialistas, después de tantos años, siguen manteniendo los bandos y una flagrante división. Escriben con una idea preconcebida en la que persisten antes y después del estudio de tan dispersa documentación. Muchos han obtenido fama y viven, muy bien por cierto, gracias a la Guerra Civil, gracias a Franco.

Esta historia de la que ahora se cumplen 80 años empezó con un fracaso, el de la II República proclamada de forma totalmente arbitraria el 14 de abril de 1931. Era el fruto de unas elecciones municipales que no decidían un cambio de Régimen sino la elección de 8000 concejales. Nunca se convocaron para sustituir la Monarquía por la República. Por otro lado el resultado numérico dio el…

Ver la entrada original 1.317 palabras más

Categorías:Sociedad

LA LEYENDA DE SAN VIRILA

18junio_sanvirilaPuedo asegurar que la contemplación de Dios es lo más maravilloso que nos puede suceder. La inmensidad del Cosmos y la vida de cualquiera de las células de nuestro cuerpo son muestras de la obra de Dios. Cuentan que San Virila, abad cisterciense del monasterio de Leyre, ante sus dudas, pidió a Dios una prueba sobre la eternidad. Un día, estaba rezando cuando se le acercó un pajarillo que le cautivó con su canto. Le siguió hasta el interior de un  frondoso bosque donde cayó en éxtasis y se quedó dormido en el lugar donde se encuentra la fuente que lleva su nombre. Cuando despertó trató de regresar al monasterio que encontró muy cambiado. Llamó a la puerta y nadie le reconocía (ni él a nadie), trescientos años después. Dijo quién era  y que no entendía qué le había pasado. El más anciano de los monjes recordó haber oído hablar de la desaparición, muchos años antes, de un abad que se distinguía por su bondad y laboriosidad. Buscaron en los archivos hasta encontrar su nombre. Estaban dando gracias a Dios en el templo  cuando apareció de nuevo el pajarillo  que le puso un anillo abacial a don Virila. A continuación, le dijo el Señor: “Mira, hijo, es infinitamente mejor ver a Dios cara a cara que recrearse con la avecilla y oír su canto”. Virila comprendió entonces el misterio de la eternidad. En la documentación del monasterio de Leyre de la época podemos encontrar un abad de nombre Virila. Se cree que San Virila habría nacido en la cercana localidad de Tiermas (Zaragoza) en el año 880. Fue abad de Leyre al menos en el 838.

Categorías:Relatos, Sociedad Etiquetas: , , ,

CRISTO HA RESUCITADO

 

CRISTO RESUCITOLa resurrección de Cristo es un hecho real ocurrido en Jerusalén hace casi dos mil años. Todavía conmovidos por el duro relato de la Pasión y Muerte de Jesús, hemos acompañado a su madre la Virgen María en su soledad. Cuando amanecía el tercer día, encontraron las mujeres la losa que cerraba la tumba removida. El maestro no estaba. Entonces, decidieron ir a contarles a los discípulos la noticia. Jesús salió a su encuentro y les saludó. Ellas le reconocieron y le adoraron. No sé cuántos de nosotros somos capaces de reconocer a Cristo en el resucitado. Este hecho supera los límites de nuestro entendimento y desafía nuestra fe. “No tengáis miedo”, nos dice Jesús. Es un buen consejo, también para nosotros que vivimos entre quienes todo lo cuestionan y ponen dudas donde vemos certidumbres. Triunfó la vida frente a la muerte. La Pascua de Resurrección es la mayor solemnidad del calendario litúrgico. En la Misa de este día, los ornamentos del sacerdote son de color blanco y el altar se adorna con esmero. Entonamos el Gloria porque Cristo había muerto y ha resucitado. Es una verdad absoluta y doy testimonio de mi fe. Salgamos a las calles y caminos a dar la buena noticia.

Categorías:Iglesia, Sociedad Etiquetas: , , , ,

CRÓNICA DEL JUEVES SANTO

      Celebramos hoy, con gran solemnidad, la festividad del Jueves Santo. Los desfiles procesionales y la participación en las ceremonias religiosas tienen una amplia participación popular. Pueden considerarse como un anticipo de la Pascua. Reunido con sus apóstoles en una Última Cena, Jesús instituye la Eucaristía, el sacramento del Cuerpo y la Sangre de Cristo  bajo las especies de pan y vino. Tal es el amor que nos tiene que se queda con nosotros para guiarnos por el camino de la salvación. Todos estamos invitados a participar en esta Cena a la que Jesús nos invita. En esta noche santa, Cristo nos deja su Cuerpo y su Sangre. Aceptemos este don con un firme compromiso de servir a nuestros hermanos. El evangelio de Juan que hoy vamos a escuchar y meditar nos narra el lavatorio de los pies. Jesús interrumpió la cena, se quitó el manto, se ciñó una toalla, echó agua en una palangana y se puso a lavar los pies de sus discípulos. Este hecho produjo sorpresa general pues era una tarea propia  de siervos. Jesús nos da una lección que no somos capaces de aceptar. Éste es el mejor camino para seguir a Jesús: vivir  como servidores unos de otros. Traicionado por Judas, uno de los doce, Jesús vive, conscientemente y de manera anticipada, su pasión y su muerte. En el Huerto de los Olivos,  vivirá momentos de angustia difíciles de soportar, su soledad, su compromiso de cumplir la voluntad de Dios, su obediencia y su confianza en Él. Así iniciamos la fiesta de la “crisis pascual”. Supone una lucha entre la muerte y la vida que nunca fue absorbida por la muerte, pero sí combatida por ella. La noche del Sábado de Gloria es el canto a la victoria, pero teñida de sangre, y hoy es el himno a la lucha de quienes conseguimos la victoria por medio del amor.

Categorías:Iglesia, Vida Etiquetas: , , , ,

DOMINGO DE RAMOS

domingo_ramos       Con el Domingo de Ramos iniciamos la Semana Santa, unos días en los que vamos a conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Cristo. La Iglesia recuerda en este día la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, aclamado por hombres y mujeres que le han escuchado a lo largo de los pueblos y caminos de Palestina. La bendición de los ramos es una ceremonia sencilla. Después de prepararnos durante la Cuaresma, por medio de la penitencia y las buenas obras, los cristianos nos reunimos en los templos para recibir al Señor. La pasión, muerte y resurrección de Cristo son hechos históricos que suponen un aldabonazo a nuestras conciencias. En aquellas personas que recibieron a Jesús revivió la esperanza de que venía aquél que estaban esperando. A la entrada de Jerusalén, mientras alfombraban el camino con sus mantos, reconociéndole como Rey, gritaban: “Bendito el que viene en nombre del Señor. Paz en el cielo y gloria en lo alto”. Fueron muchos los que siguieron a Cristo en ese momento de triunfo, pero pocos los que lo acompañaron en su pasión y muerte. En la solemne liturgia del día, escuchamos con recogimiento la proclamación del “tercer cántico del siervo de Yahvé”, que todavía me impresiona. Isaías  nos habla del siervo que se entrega a nuestro servicio. Cristo es el siervo fiel. En medio de un respetuoso silencio, escuchamos conmovidos el duro relato de la Pasión. Emocionado, cada vez que lo leo o escucho, puedo encontrar algo nuevo en este duro relato de la donación total de un Dios que, hecho hombre, se entregó sin límites  hasta la muerte. Por eso, ante la presencia del Señor, que toda rodilla se doble en el cielo y en la tierra.